Cómo combatir la ansiedad y reducir la tensión en tu vida

A ninguno de nosotros nos gusta la idea de vivir con ansiedad y, por ende, combatirla suena como lo más lógico, ¿cierto?

El problema es que esto es más fácil decirlo que hacerlo.

Así que no te sientas mal si durante meses e incluso años no has tenido mucho progreso.

Tampoco pienses que hay algo mal contigo cuando, desafortunadamente, la ansiedad es algo común de todos.

Ahora, con esto no quiero decirte que te acostumbres a ella.

Después de todo, nadie puede vivir de forma sana sintiéndose ansioso todo el tiempo.

Por ello, es bueno que comiences a trabajar en ella cuanto antes y así poder llevar una vida más libre.

Si sientes sólo un poco de ansiedad, esto será un poco más sencillo para ti.

Pero, si tu ansiedad llega a ser un trastorno, hay pautas distintas que me encantaría darte.

Sólo sigue leyendo y descubrirás 5 formas para poder combatir la ansiedad.

Si no sabes qué es, no puedes combatirla

Es importante, antes que nada, que conozcas muy bien qué es.

De esta manera, podrás identificar cuando pasa de buena a ser algo que afecta negativamente tu vida.

La ansiedad es una emoción que siempre se manifestará cuando estés en una situación que se sienta amenazante.

También, cuando estés yendo hacia un camino de incertidumbre donde no estás seguro o segura de lo que pueda ocurrir.

Si alguien te dijera que la ansiedad es buena, ¿le creerías?

Espero que sí, porque yo seré una de esas personas.

Esta es buena hasta cierto nivel, pero como todo en la vida, demasiado es malo.

La ansiedad es conocida por ser adaptativa y ayudarte a ti a lograr lo mismo con las situaciones que enfrentas.

No obstante, cuando reemplazas cautela por pánico, e incertidumbre por completa inseguridad, sabes que todo está yendo en la dirección incorrecta.

Dicho esto, es importante que sepas en qué nivel de ansiedad te encuentras.

Sólo así podrás trabajar de forma adecuada en las medidas para combatirla.

Qué síntomas verás presente

Cuando se trata de una ansiedad normal, que sólo te ayuda a adaptarte, los síntomas no son de qué preocuparse.

Sentirte un poco nervioso o tenso, transpirar un poco a causa de estos mismos nervios no es algo de qué asustarte.

Todo empeora cuando empiezas a ver signos o síntomas como hiperventilación y temblores.

La mayoría de las personas no diferenciamos lo que es normal de lo anormal.

Al menos, en el caso de la ansiedad.

Es cierto que hay situaciones que detonan crisis de ansiedad en algunas personas.

Pero eso no significa que ellas sufren de un trastorno o que se ha vuelto patológico.

Simplemente están en una situación o momento que no entra en la “normalidad” para ellos.

No obstante, si esto es algo constante—hiperventilación y otros síntomas graves—, sabrás que no es normal.

Por ello, debes estar pendiente de qué síntomas presentas durante los momentos normales y críticos.

Cómo puedes combatirla

Recuerda que la ansiedad está en tu mente.

Si logras controlar tu mente o, al menos, dejar que deje de enfocarse en las cosas negativas que suelen detonar tu ansiedad, darás un gran paso.

Si te detienes a pensarlo un momento, nuestra mente define nuestra salud y comportamiento en todos los aspectos.

Por ello, es crucial que te tomes tu tiempo para entenderla y controlarla.

Te sorprenderías los grandes cambios que puedes obtener.

Y, en este caso, cómo puedes hacer que tu trastorno pase a ser el nivel de ansiedad sumamente leve que todos tenemos en nuestras vidas.

Por supuesto, dominar nuestra mente y poder, por ende, manejar nuestra ansiedad, no es nada sencillo.

Se necesita tener disciplina, conocimiento y disposición.

Además, no todos sabemos por dónde comenzar ni cómo conseguir esta meta.

La ansiedad está sumamente relacionada con el estrés de todos los días.

Para ponerlo en un panorama sencillo: más estrés significa más ansiedad y viceversa.

Además, la mente es un conjunto, si quieres cambiar algo para bien, necesitas trabajar con ella en general.

Sé de primera mano todo lo que es batallar con el estrés y la ansiedad de todos los días.

Así que si no sabes por dónde comenzar o cómo puedes tener una mente plena que te ayudará con tu ansiedad, acá te dejo una recomendación.

Puedes unirte al Mindful Club de Alba, quien te podrá ayudar a conocer tu mente por medio del mindfulness.

Durante el transcurso de tu vida, leerás y escucharas la palabra “mindfulness”.

Y sería increíble si comienzas a relacionarte con ella lo más pronto posible.

Te beneficiará en cuerpo y alma poder aplicar varios principios que aprenderás.

Para unirte al club, sólo debes hacer clic en la imagen de abajo, y no te preocupes, es totalmente gratuito 😊

Consejos para combatir la ansiedad

Como te he comentado antes, yo he pasado por procesos muy similares al tuyo.

De hecho, antes de que sigamos, déjame contarte un poco de mi experiencia personal.

Siempre me he considerado alguien ansiosa, pero no al nivel de ser anormal.

No obstante, hace 6 años cuando tuve que tomar varias decisiones en mi vida respecto a lo laboral, educativo y familiar, todo se vino abajo.

Sentía pánico por dar algún paso y siempre estaba nerviosa debido al “¿y si sale mal?”

Además, mi ansiedad solía detonarse por varias situaciones que se estaban presentando en casa.

No fue fácil y sigue sin serlo.

Uno de los consejos que puedo darte, para comenzar, es que visites un doctor si aceptas que tu nivel de ansiedad es crítico.

Los psicólogos y psiquiatras no son nada más para personas dementes o “locas”.

Como solemos denominar a todos los que asisten.

Puede servirte de mucho una ayuda profesional, así que no tengas miedo de ello.

Ahora, dicho esto, también quiero darte algunos consejos que se basan más en ti y tu voluntad para implementarlos:

  • Intenta meditar todos los días

Una buena meditación puede hacer que te relajes y puedas pensar mejor las cosas.

Despejar tu mente es una de las claves para dejar de ser esclavo de tu ansiedad.

Si no crees que esto pueda ayudarte, échale un ojo a El Arte de Meditar de la misma Alba 😉

  • No magnifiques

Esto suena simple, pero todos sabemos que solemos irnos por la perspectiva de ver el problema enorme en lugar de como es: pequeño.

Por supuesto, esto puede cambiar.

Pero es un hecho de que siempre magnificamos las situaciones en las que estamos.

Intenta siempre mantener el enfoque en lo que realmente es.

Magnificarla simplemente te llevará a lo que todos sabemos: empeorar todo.

  • Una mente tranquila vale por 1000

Ya te lo he mencionado con anterioridad, pero me gustaría que nos detuviéramos un segundo más en ello.

Tu mente va a mil por hora, y cuando la dejas correr sin cadenas o frenos, pueden ocurrir dos cosas:

– Toma control de ti y tus pensamientos desviándolos a ambos hacia lo negativo.

– Impulsa tu creatividad, positivismo y a ti como persona.

En sí, la segunda opción no consiste en colocar grilletes en tu mente sino saber manejarla.

Nadie funciona bien con cadenas a su alrededor, y esta no es la excepción.

Por ello, es más adecuado el término de “entender” y no “controlar”.

Para que puedas lograr esto, te invito a unirte al curso online: El Cambio.

Obtendrás todas las respuestas sobre porqué tu mente no te deja vivir en paz y cómo afecta esto tu ansiedad.

  • No te obsesiones con ello

Recuerda que la ansiedad no se irá de la noche a la mañana.

En primer lugar, no se trata de desaparecerla sino de disminuirla a niveles normales.

Por ello es que trabajarás en combatirla y de una forma, superarla hasta recobrar la normalidad.

No obstante, tampoco enfoques toda tu vida en ella.

No sé si lo has notado, pero muchas veces cuando nos empeñamos en algo, todo suele resultar mal.

Con la ansiedad no es muy distinto.

Es bueno que pienses en mejorarla, combatirla y poder salir de esa prisión en tu mente.

Pero no llegarás a nada obsesionándote con ella y hacer que cada segundo de tu vida se enfoque en ello.

Sólo mantén un margen.

Haz las cosas que debes para combatirla, pero no la vuelvas lo único por hacer en tu vida.

Parte de la normalidad de la ansiedad es el poder vivir la rutina sin problemas.

  • Busca algo que te motive en lugar de tirarte al suelo

La motivación juega un rol importante en todas nuestras vidas.

En el caso de la ansiedad o este enfoque, puedes disminuirla si tienes motivación extra para hacer las cosas.

La primera consecuencia de la ansiedad es el que dejemos de hacer lo que deseamos por miedo a algo específico.

Normalmente, el pánico a que salga mal o fracasemos en el proceso.

Pero, imagina si tuvieras más motivación diaria que haga frente a la ansiedad diaria que tienes.

¿Quién crees que ganaría?

Yo sin duda algún voto por la primera: la motivación.

Busca algo que te motive, no importa si es referente a tu día a día, el ámbito laboral o algo que tengas en mente.

Lo importante es que todos los días tengas algo que te haga decir: “Hoy no me vas a ganar”.

¿Te ha gustado el post y sido útil? ¡No olvides dejarnos tu puntuación! 🙂

Tampoco dudes en compartirlo con un amig@ para que si lo/la ayudes a luchar contra su ansiedad.

Nos estamos leyendo pronto y no lo olvides, ¡stay safe!

 

¡Hola! Mi nombre es María. Soy amante de la literatura y me encanta escribir para compartir todas mis experiencias y ayudar a personas como tú con su desarrollo personal y también, a generar más ingresos. ¿Comenzamos? 😉

Perfil de Instagram

Sin puntuación.

¿Te he ayudado?

Guía para conectar con tus emociones y creatividad ♥

¡Descárgate la guía La Búsqueda del Tesoro! ♥

Añadir comentario