Encuentra tu paz mental y aférrate siempre a ella✨

¿Paz mental? Eso suena como todo un desafío y aún más ahora que continuamos confinados en casa.

Sin embargo, todos podemos estar de acuerdo en algo: debe sentirse muy bien poder encontrarla.

El que sea difícil ya es una historia distinta a tener en cuenta, pero no significa que sea imposible así que, quédate con el hecho de que es posible.

Si tuviera que hablar por la mayoría de nosotros y la humanidad incluso, diría que un 70% está en constante estrés y cero paz.

E incluso diría que voy un poco corta con el porcentaje.

Es entendible teniendo en cuenta el número de preocupaciones que tenemos:

Pagar la renta, los servicios, trabajar, estudiar, preocuparnos por la familia, y un sinfín de cosas más.

Por ello, estoy segura que justo aquí y ahora sólo piensas en que estoy algo loca si te estoy motivando a encontrar una paz mental.

En especial, cuando el mundo parece estar colapsando y con él, todos nosotros.

Pues, sonará como palabras reconfortantes nada más, pero lo cierto es que puedes llegar a tener tranquilidad si logras controlar tu mente.

¿Alguna vez has escuchado que todo está en ella?

Bueno, esto no podría ser más cierto.

Muchas veces nos hacemos ideas, pensamos de una forma o nos creemos cosas que no son para nada ciertas.

Si tuviera que definir a la mente, sin duda alguna diría que es un limitante, pero a su vez, lo que nos puede llevar a superarnos.

Ahora, ¿qué tiene que ver el controlar tu mente con llegar a la paz mental?

Absolutamente todo.

Sólo piénsalo de esta forma, si logras suprimir los pensamientos negativos, ser más optimista y mejorar tu autoestima, estoy segura que la mayoría de tus angustias desaparecerán.

Después de todo, lo que quieres es reducir tu estrés y para ello, debes deshacerte de lo que lo ocasiona.

Así que déjame ponerlo así: control + cero estrés = paz mental.

Llegados a este punto, la pregunta sería, «¿Cómo puedes conseguir esa paz que todos deseamos?

Hay varias formas de obtenerla. Sin embargo, yo no lo consideraría “formas” sino más bien métodos tu lograr tus objetivos.

Antes que nada, el mejor consejo que puedo darte es el hecho de no intentarlo solo/a.

Controlar tu mente es un largo camino y si no sabes cómo llegar a meta, buscar algo de ayuda o guía no es una mala opción.

De hecho, ¡me alegra mucho que estés aquí! Porque eso significa que ya tomaste este paso y ahora, sólo quiero seguir contribuyendo a que logres.

7 consejos para conseguir tu paz mental

Si quieres enfocarte en el propósito y meta, sin duda alguna quiero que tengas en cuenta estos 7 consejos que me han servido muchísimo.

Pueden parecer simples o quizás difíciles dependiendo de tu estado actual.

Pero además de verlos como pasos para tu objetivo, ten en cuenta que pueden ayudarte con otros aspectos de tu vida.

Dicho esto, ¿empezamos?

  1. No te satures y aprende a poner límites.

Hay un dicho muy popular en mi país que dice, “El que mucho abarca, poco aprieta”.

Entiendo que debes tener muchas cosas que hacer y, a la vez, tienes muchas otras que QUIERES realmente hacer.

Encontrar un balance entre todo es bastante complicado cuando no sabes hasta dónde puedes tolerarlo.

A lo que me refiero es que es un error muy común querer hacer todo a la vez y no medir qué puedes hacer ahora y qué debes dejar para después.

Como resultado, terminas teniendo cientos de cosas por hacer y te saturas completamente.

No sé si a ti te ocurre, pero cuando tengo tanto en mis manos siempre ocurre que hay algo que no puedo hacer bien.

Después de todo, es imposible hace 100 cosas al día y hacerlas a un 100%.

Así que este es uno de los mejores consejos que te puedo dar: ponle límites a tu vida.

Pero no el tipo de límites que te impiden crecer sino aquellos que te ayudan a establecer un mejor estilo de vida.

No te exijas tanto. No pienses que, si no puedes ahora, no lo harás nunca.

Siempre podrás pausar lo menos importante en su momento y continuar con aquello que realmente importa.

Al ponerte tantas exigencias y obligaciones, solo te presionas, no le das descanso a tu mente y terminas en todo menos una paz interior.

  1. Encuentra algo que te relaje.

Parece simple, pero he visto tantas personas teniendo dificultades con esto que es mejor que trabajemos un poco en ello.

De hecho, me incluyo entre esas que no podían encontrar una manera de relajación y créeme, fue una tarea difícil.

Pero como puedes ver, no imposible.

Está bien tener cosas que hacer, enfocarte en lo que debe ser hecho y dar lo mejor de ti en todo.

Pero sin un poco de relajación, es normal que no sólo termines colapsando físicamente sino también mental.

Así que, ¿qué te parece si te tomas unos minutos, horas o incluso días para pensar en algo que te relaje?

Un par de ideas que puedo darte es sólo salir a caminar, ver tu serie favorita, dormir una siesta y muchas más.

Una que sonará muy cliché y estoy segura que, si has estado en esto mucho tiempo, debes haber intentado: meditar.

Hay un concepto muy erróneo cuando las personas quieren intentarlo.

Se piensa que es sólo cerrar los ojos y “liberar” la mente.

Es una descripción muy ambigua y aunque no lo creas, en realidad debes saber cómo hacerlo para ver resultados.

Personalmente, era muy escéptica en intentarlo y me parecía incluso inútil.

Pero cuando encuentras a la persona correcta y, sobre todo, una técnica que realmente funciona, el resultado es muy favorecedor.

Si quieres iniciarte en ello o una forma de mejorar tu rutina de meditación, te recomiendo muchísimo El Arte de Meditar de mi amiga y maestra, Alba.

  1. Tómate un descanso siempre que lo necesites.

“Hoy voy a descansar”, no es algo que suelas decir o pensar mucho, ¿cierto?

En realidad, podemos ser personas que nos encanta dormir, pero muchas veces nos privamos de ello por “las cosas que hay que hacer”.

Debes estar consciente de que, sin un buen descanso, no vas a poder rendir lo suficiente.

Pero llevándolo a otro nivel, debes saber que sin tomar los descansos que necesitas, sólo le pondrás más cara a tu mente.

Además, la ansiedad y el estrés no sólo aparecen por lo que haces sino también, por lo que no haces.

Así que este consejo es simple: asegúrate de tener tus horas de sueño suficientes y de forma constante.

Como alguien que trabaja a deshora y tiene un horario muy raro debido a la pandemia, te diré que no es imposible ajustar esto a tu ritmo de vida, aunque no sea el usual.

Por ejemplo, si vas a la cama tarde, sólo despierta un poco más tarde entre lo que puedes.

Ahora, si es una situación donde simplemente duermes poco por todo lo que debes hacer, volvamos al primer consejo.

Si ves que no tienes suficiente tiempo, no te fuerces a tomar más de lo que puedes en base a él.

A partir de ahora y por un buen tiempo, asegúrate de descansar lo suficiente, tener tus horas de sueño más que sólo justas y ocúpate del problema.

Si no, olvídate un poco de esa paz mental que tanto quieres.

  1. Dedícate a cambiar

Sé que es difícil despertar un día y decir, “hoy será distinto”, pero ocurre.

Si realmente quieres llegar a un momento de tu vida donde la paz reine, debes comprometerte a ello.

De lo contrario, no sirve de mucho que externamente lo pidas y busques.

Pero a la hora de hacer cambios y adaptar el cómo te sientes interiormente te sientes reacio a ello, tendremos un gran problema.

Pero, ¿a qué me refiero exactamente con cambios?

¿Nada más a tus hábitos y ciertos aspectos de tu vida? O, quizás, ¿a algo más global?

En esencial, si quieres paz mental, lo lógico dedicarte a buscar un cambio en tu mente.

Estudiarla, entenderla, parar el hecho que te controle y poder ser tú quien la controla.

Poder llegar a esto no se trata solamente de hacer un cambio forzado a tu mente sino más bien aprender de ella y de ti.

En el proceso, ir ajustando aquello que está bien y ayuda con tu objetivo y cambiar aquello que es todo lo opuesto.

El cambiar involucra más que sólo pensar en ello, que tomar un par de acciones y esperar que de la nada todo se arregle.

Si no sabes por dónde comenzar o tienes un gran problema avanzando, ¿qué tal si te unes a nosotras?

El Cambio es un curso online que tenemos disponible para que logres precisamente eso: un cambio.

Podrás controlar tu mente, aprender de tus emociones y acercarte a tu objetivo de la forma adecuada.

Realmente quiero que logres esa paz que tanto deseas y si te animas a ello, este es un gran paso que puedes dar 😉:

  1. Rodéate de cosas positivas.

Bien, esto es básico, pero todos sabemos que un recordatorio es siempre necesario: nada de pensamientos y cosas negativas.

Si quieres tranquilidad y paz, debes alejarte de todo aquello que es el antagonista de ambas.

Por ello quiero que entiendas que el conseguir lo que deseas no se trata sólo de un par emociones, aspectos, acciones o unos días.

Si realmente quieres conseguirlo, hay que trabajar en muchas cosas.

Eso incluye todo lo negativo que te rodea.

Personas, objetos, trabajo, pensamientos, emociones, cualquier cosa que sólo sea un aura negra en tu vida.

Sé perfectamente que “deshacerse” de todo lo negativo es sumamente difícil.

Primero, está el hecho de que muchas veces desarrollamos cierta atadura a ellas y no queremos soltarlas.

Segundo, cuando es algo determinante en nuestras vidas como un empleo, no es algo que podemos hacer de la noche a la mañana.

Y, por último, tienes que querer hacerlo.

Los pensamientos negativos se trabajan, pero si sigues rodeado de aquello que los provoca, no hay mucho sentido.

Así que comienza a cambiar lo negativo por lo positivo.

Ya sean cosas muy pequeñas como un despertador nuevo porque el color del actual te deprime.

Empieza a hablar menos con las personas que no aportan nada positivo a tu vida.

Cambia todo lo que no sea un A+ en tu vida. Así de directo.

No pienso que lo logres de un día a otro y ni espero que lo hagas.

Pero si tienes paciencia, no hay duda de que llegarás a esa meta y, con ella, los pensamientos positivos sólo son un resultado.

¿Quieres saber más de cómo tener pensamientos positivos y rodearte de cosas buenas?

Te invito a leer nuestro artículo: Cómo pensar en positivo: 4 tips para lograrlo.

  1. Vive el presente y olvídate del pasado—incluso del futuro en ocasiones.

¿Un error muy común?

Que vivimos más de lo que pasó y de lo que puede pasar, en lugar de lo que está pasando.

La mayoría de las personas nos estancamos en algún momento con nuestro pasado y eso sólo hace que no tengamos una tranquilidad respecto a ello.

En su lugar, sólo se crean más preocupaciones, pensamientos negativos y retrocedemos todo lo positivo de nuestras vidas.

El futuro, no es tan distinto de lo que piensas.

Si me preguntas, es muy bueno visualizarte y tener una idea de lo que quieres para mañana, una semana, un mes o 10 años.

Pero quedarte enfocado en ello sólo traer estrés y no deja que disfrutes el ahora.

El dicho de “Vive cada día como si fuera el último”, no podría ser más acertado.

¿Mi consejo directo? No te quedes con las ataduras del pasado, piensa un 10% en tu futuro y deja el resto para el presente.

No tienes idea de lo que te estás perdiendo y tampoco tienes idea del daño que te estás haciendo.

Trae esa paz mental que quieres enfocándote más en lo que tienes y quieres ahora.

  1. Algo nuevo siempre puede ayudar.

¿Has pensado buscar un poco de ayuda?

Y no me refiero con personas nada más sino también en agregar cosas nuevas a tu vida.

Tal como nuestro curso de El Cambio y todos los consejos que podemos dejarte aquí y en el resto de nuestros blogs.

No tengas miedo a probar algo nuevo, a buscar lo que puede ayudarte y a darle la oportunidad.

Además de todos estos consejos que te he dado, te recomiendo muchísimo el mindfulness.

Que te unas a una nueva versión de la vida y encuentres finalmente el control que necesitas.

Mi gran amiga Alba, tiene su Mindful Club abierto a todo el que quiera unirse y no te preocupes, es totalmente gratis 😊:

¿Ya has puesto en práctica algún consejo? ¿Por cuál planeas comenzar? 

Espero que a pesar de las circunstancias en las que todos seguimos, logres encontrar esa paz que tanto necesitas.

Un gran abrazo y no creas que olvidé la frase 😉:

 

«Reduce tu ritmo cardíaco, mantén la calma. Tienes que disparar en medio de tus latidos».

– Chris Kylie

 

¡Hola! Mi nombre es María. Soy amante de la literatura y me encanta escribir para compartir todas mis experiencias y ayudar a personas como tú con su desarrollo personal y también, a generar más ingresos. ¿Comenzamos? 😉

Perfil de Instagram

 

Sin puntuación.

¿Te he ayudado?

Guía para conectar con tus emociones y creatividad ♥

¡Descárgate la guía La Búsqueda del Tesoro! ♥

Añadir comentario