cómo saber qué es importante para mi

Cómo saber qué es lo más importante y dedicarte a ello

El post de esta semana viene de la mano de Miguel Ángel Ibañez, el autor de Enciendemivida, un blog lleno de motivación y trucos muy prácticos para personas que necesitan cambiar sus hábitos. Te invito a que lo conozcas porque el valor que aporta Miguel Ángel es realmente imperdible y te motiva y desafía a mejorar. Hoy nos habla acerca de lo que es más importante para nosotros y que muchas veces ignoramos. Todo tuyo 😉

No estamos en la vida desde lo importante.

Ya sea porque no lo tenemos claramente definido, porque priorizamos a los demás por delante de nosotros o porque somos presa del entretenimiento, bombardeo de información o redes sociales.

A colación de esto, tengo una pregunta para ti:

¿qué significativo está ocurriendo en tu vida cada semana?

Si la respuesta es poco o nada, quizás es síntoma de que tienes que cambiar algo.

Y muy seguramente este post sea para ti.

¿Estás esperando un buen momento para hacer eso que tanto quieres hacer?

Parafraseando a Tim Ferris, “algún día” es una enfermedad que hará que te lleves tus sueños a la tumba. Si algo es importante para ti, hazlo y corrige el rumbo mientras caminas.

Si te has identificado con alguna de las anteriores frases es sin duda señal de que no estás viviendo en lo importante.

Quédate conmigo y descubre qué tengo para ti hoy en Ricamente.

Pasos para dejar de vivir por inercia y comenzar a dedicarte a lo importante

A continuación te voy a indicar los 5 pasos que te invito a probar para elevar tu vida a otro nivel simplemente centrándote en lo que consideres importante.

1) Sé consciente de que vives en piloto automático

¿Te ha pasado alguna vez que aterrizas en una web y no sabes qué haces ahí ni cómo llegaste? ¿Que no sabes por qué estás perdiendo tu tiempo ahí?

Tengo varias preguntas para ti:

¿Por qué ves esos vídeos que te mandan que te importan un pimiento?

¿Por qué hablas con esa gente con la que no quieres hablar?

¿Por qué navegas por páginas que no te interesan, gustan o importan?

¿Por qué desperdicias tus mejores horas de los mejores años de tu vida?

Te lo digo yo: porque no tienes una clara idea de a qué dedicarte cuando no estás trabajando, comiendo o durmiendo.

No sabes qué hacer y te distraes. Lo peor de todo es que la sociedad actual tiene esta tendencia y por lo que parece, eso es lo normal.

Vivimos por inercia, con el famoso piloto automático. Obramos como nos ordenan, hacemos clic donde nos dicen, vemos lo que nos mandan y, en términos generales, actuamos sin pensar demasiado.

Nos hemos olvidado de que tenemos capacidad de decisión y de que podemos cambiar poco a poco (o mucho a mucho) nuestra situación actual, si es que ésta no nos gusta.

¿Conoces a alguien cercano a quien le suceda esto? ¿A alguien muy muy cercano?

El primer paso para salir de ese estado es simplemente tomar consciencia de ello.

Empezar a darte cuenta de que, al menos por esta parte del mundo, tenemos libertad para decidir lo que hacemos cada día.

Y simplemente teniendo esto en mente, la película cambia. Y mucho.

2) Define lo importante

¿Qué es lo importante para ti?

No es fácil responder a esta pregunta si no te has parado a pensarlo con lápiz y papel.

Unos minutos de reflexión te darán muy buen resultado. Al fin y al cabo, estamos hablando de lo más importante ¿no?

Te invito a que consideres la envergadura de esta pregunta y te tomes un tiempo para responderla.

Aquí te muestro una pequeña ayuda.

Cómo saber qué es importante para mí

En líneas generales, lo importante surge de aquello que se encuentra a tan sólo dos palmos más abajo de esa máquina que es la mente.

Cuando algo/alguien te llega al corazón, te hace hablar desde el corazón, te hace que te dé un vuelco al corazón o te sale desde el corazón, tiene muchas papeletas de que sea importante para ti.

“Elige siempre el camino que tenga corazón”- Las enseñanzas de don Juan

Para ayudarte a identificar lo importante en tu vida, te puede servir de mucho (a mí mi sirvió) conocer tus valores elementales.

También te incito, al igual que hace Pamela, a que tomes las riendas de tu vida, descubras tu propósito y tengas el valor de vivir alineado con él.

“- ¿Podría decirme qué camino debo tomar?

qué camino elegir

– Eso depende en gran medida de adónde quieras ir -dijo el gato.

– No me importa mucho… respondió Alicia.

– Entonces no importa hacia dónde vayas.”

Alicia en el país de las maravillas

Te invito a descubrir para qué hacer lo que a partir de hoy vas a hacer.

El cuento

Como férreo defensor de descubrir tu para qué en la vida, te aseguro que cualquier acción que tomas sabiendo para qué la tomas cambia las reglas de este juego llamado vida.

No te pido que me creas, te pido que lo pruebes.

Y como la mejor forma de asentar información es mediante cuentos, te quiero compartir éste del gran Jorge Bucay, para ayudarte a encontrar lo importante en tu vida.

No he encontrado el cuento en palabras del genio argentino, así que me he permitido la licencia de relatártelo con mi propia voz.

Aquí lo tienes.

Cuando te desbordes por esa lista interminable de tareas que quieres hacer cada día y en la que pierdes la vida (literalmente) sin apenas darte cuenta, te invito a darle al pause.

Recuerda qué es lo más importante y actúa en consecuencia.

3) Elimina tus ladrones de tiempo

“Las personas de éxito se centran en aprender. Las demás, en entretenerse”

Muchas veces no se trata de esforzarse en conseguir algo, sino de eliminar su opuesto.

Si deseas ser una persona más centrada en lo importante, una vez que lo tienes definido, te incito a eliminar las mil y una distracciones que tienes en tu día a día.

Es decir, para dedicarte a lo importante, primero erradica la enorme cantidad de tiempo que le dedicas a lo banal, a lo no importante.

No se puede tener tiempo para lo verdaderamente importante si chequeas más de 100 veces el teléfono móvil al día (aunque parezca mentira, es la media de las personas de este planeta).

Tampoco puedes dedicarle unos minutos al día a lo esencial si cada cierto tiempo estás en las Redes Sociales (quizás el mayor amigo de las personas improductivas), o en Whatsapp, o siendo constantemente interrumpido, o revisando el correo electrónico cada 20 minutos…

Cambia esos hábitos y establece unos momentos al día para cada uno de ellos.

También te recomiendo una “dieta hipo-informativa”, es decir, tratar de consumir menos televisión y leer más libros.

Exponte menos a información de baja calidad y más a información de alta calidad.

4) Automatiza y delega ciertas tareas

Para sacar tiempo para lo importante, hemos dado anteriormente el primer paso: eliminar lo no importante.

El segundo paso es automatizar.

Con esto me refiero, en el día a día, a darte cuenta de todas las actividades que una máquina puede hacer por ti.

¿No sería mucho mejor poner un filtro en tu correo de Gmail o de Outlook que te permita llevar ciertos emails a una misma carpeta en lugar de hacerlo tú manualmente?

¿No sería mucho mejor tener una plantilla para no tener que escribir siempre el mismo encabezado o cierre de email?

Pero también me refiero a aquellas actividades que haces repetitivamente o de igual forma todos los días.

Personalmente:

-hago la compra semanalmente y por Internet (era reacio pero ahora por 3 euros me la traen a casa y no, no baja la calidad)

-cocino cena y comida a la vez

-reviso los emails 2 veces al día y, salvo que sea necesario, respondo en momentos claves (cuando los demás están comiendo o terminan su jornada)

-chequeo las redes sociales y el whatsapp 1 vez al día (por la noche). Si algo es urgente, que me llamen.

Con estos anteriores hábitos, consigues sacar minutos cada día por arte de magia.

Adicionalmente, el tercer paso es delegar.

¿Te toma mucho tiempo hacer la tarea X?

Si piensas un poco, seguro que encuentras algo que actualmente haces y que otra persona podría hacer por ti en menos tiempo o mejor.

Algunas veces tendrás que rascarte un poco el bolsillo (recuerda que el recurso más importante que tienes es el tiempo, no el dinero, ya que el primero es limitado).

Otras veces no, pero piensa qué tareas podrías delegar y así salvar un poco más de tiempo para lo importante.

5) Dedícale un ratito al día a lo más importante

Independientemente de a lo que te dediques, te propongo que, a partir de hoy des el primer paso para crear el hábito de invertir varios minutos al día en lo verdaderamente importante para ti.

Cuando tienes claro qué es lo que más quieres y qué es lo que más te importa, empiezas a ir “chutao” por la vida.

Si lo piensas fríamente, es un ejercicio de coherencia: si no le estás dedicando tiempo a lo más importante para ti en tu vida, se lo estás dedicando a lo que no es importante.

¿Tiene sentido esto que digo?

Probablemente estés de acuerdo, pero te salta la respuesta automática: “no tengo tiempo de hacer más cosas al día”.

Por eso hemos visto previamente cómo puedes sacar tiempo de donde aparentemente crees que no hay.

Y para ello te propongo cambiar de cuadrante.

Te explico.

Lo importante no urgente

Te presento la Matriz de Eisenhower, una maravillosa herramienta para crearte consciencia acerca de qué es lo importante para ti.

que es importante y que es urgente
Como puedes ver, distingue lo importante de lo urgente.
Mi pregunta para ti es:
¿En qué cuadrante estás la mayoría de tu tiempo?
Te reto a clasificar las actividades que has hecho hoy, ayer o la semana pasada y ver en qué cuadrante están.

Para una mayor claridad acerca de lo que expresa cada parte de esta genial herramienta, te invito a visitar más de cerca esta excelente pero no tan famosa Matriz.

En los apartados 3) y 4) de este post he tratado los cuadrantes 3 y 4 de esta matriz.

Por tanto sólo quedan el 1 y el 2: lo importante. ¿Cuál de ello es el realmente genial?

A partir de hoy, te propongo centrar todas tus energías un ratito al día en el mágico segundo cuadrante: lo importante no urgente.

“Lo más importante es que lo más importante tiene que ser lo más importante” – Victor Kuppers

Las actividades del segundo cuadrante son aquellas que marcan la diferencia, que te hacen crecer, cuidarte y renovarte en tus 4 dimensiones: física, mental, espiritual y social.

Esas actividades dependen exclusivamente de ti, no de otros y son importantes para ti, no para otros.

De las múltiples actividades que puedes realizar en tu vida, las de segundo cuadrante son las únicas que te servirán para progresar y mejorar como persona.

Pero claro, como no son urgentes, tendemos a posponerlas, dejarlas, olvidarlas…

Y nos pasamos al cuadrante 1, donde priorizamos a los demás por delante de nosotros mismos.

Te aconsejaría que procures no seguir las prioridades de los demás. Si tú no organizas tu vida, hay otros que están dispuestos a organizarla por ti.

Planifica tus días

Este hábito es realmente transformador y simplemente se trata de poner primero lo primero, es decir, de priorizar tus prioridades (tiene sentido ¿no?).

Antes de empezar el día, pregúntate qué única actividad importante para ti (no para otro) quieres realizar hoy en tu ámbito profesional, cuál en tu ámbito personal y cuál en tus relaciones con los demás (ámbito social).

Con este hábito, al cabo de 1 mes, habrás realizado 30 actividades importantes para con tu profesión, 30 importantes para con tu persona (ejercicio, lectura, meditación…) y 30 importantes para con los tuyos (familia, amigos, pareja, hijos…)

Todo lo demás es añadido y no te acordarás de ello cuando hagas el balance de año.

Resultado inevitable

Disfruta de lo importante para ti, ya que en última instancia es lo que te anima, te inspira, te hace crecer y llevar tu vida a otro nivel.

Hace poco más de un año decidí dejar mi trabajo y lanzarme a descubrir una vida totalmente nueva para mí: la del desarrollo personal y el establecimiento de hábitos.

Te propongo, o más bien te reto, a que te dediques a lo que te dediques, hagas un cambio positivo en tu vida para este 2018.

Enfócate cada día en lo que consideres más importante y repítelo el número de veces necesario para crear el hábito.

Y no te olvides de que como vives tus días, así vives tu vida. Tus días no son más que fotogramas individuales de la película completa.

Y si cada día pones lo importante en su sitio tu vida cobrará una importancia distinta.

Al fin y al cabo, como siempre me gusta recordar, somos seres de hábito.

Y dedicarse a lo importante no es un hábito más.

Es, en realidad, el más importante de los hábitos.

 

Muchas gracias por llegar hasta aquí y agradecer a Pamela la oportunidad de aportar mi granito de arena a la formación de un mundo más consciente.

 

autor blog de habitos

Apasionado de la vida, amante de la Naturaleza y experimentador de hábitos de mejora de desarrollo personal.

Consigue tus objetivos a pesar de tu falta de tiempo, motivación o energía mediante la magia de los mini hábitos.

Cambia tu estado emocional y descubre EL SECRETO para seguir tu sueño

Descubre con La Búsqueda del Tesoro, una bonita y sencilla guía, el secreto para seguir una de tus pasiones y cómo atraer lo que deseas

Comentarios

  1. Hola Pamela,

    Ha quedado un gran post! Muchas gracias por tu amabilidad en la colaboración. Ha sido muy gratificante para mí poder contribuir en tu gran proyecto. Vamos a intentar formar mentes ricas entre todos!
    ¡Un abrazo grande!

    1. Pamela

      Hola Miguel Ángel!

      Sin duda un gran post y me parece realmente útil para reflexionar y priorizar acerca de lo qué es realmente importante en nuestras vidas, qué estamos haciendo con nuestro tiempo.
      Súper agradecida de tenerte por aquí y espero que sigamos colaborando en un futuro, ¡un placer compañero! 🙂 Yo encantada!
      Y seguro que las otras mentes también!
      Un fuerte abrazo!

  2. ¡Hola chicos!
    Muy interesante el post!! Me ha resonado mucho el tema de la automatización de las tareas, creo que es fundamental, y me has dado muchas ideas que voy a empezar a implementar ya mismo, Miguel Ángel. Yo he empezado a hacer la compra por internet y no dejo de preguntarme porqué he tardado tanto en dar el paso… ¡es una maravilla!
    Otro temazo es el de las redes, y no sé vosotros chicos, pero dinamizando un proyecto personal, parece que las redes se te comen si no le pones un poquitín de conciencia…

    Un abrazo a los dos y felicidades por el post Miguel Ángel 🙂

    1. Hola Alba!!

      Totalmente de acuerdo con lo que dices. Fíjate que yo tenía el prejuicio (qué malo es juzgar y prejuzgar!!!) de que la compra de comida por internet era una basura, pero cuando realmente lo probé, me pareció una maravilla (en mi caso, el mayor miedo era que me trajeran productos semi caducados o que lucían peor).

      En cuanto a las redes, es tan tan sencillo perderse en ese mundo… y en nuestros proyectos igualmente. Hay que tener consciencia de qué quieres hacer en ellas y cuánto tiempo estar, porque son peligrosas en ese aspecto!
      Muchas gracias por comentar Alba!

    2. Pamela

      Hola Alba!

      Creo que es muy importante lo que comentas principalmente para los que tenemos varios proyectos y/o trabajamos y tenemos un proyecto. Yo echo mucho mano de ello porque sé que me facilita la vida y me quita preocupaciones de encima. También he tenido que delegar la parte de la ortografía en el caso del blog porque me consumía mucho tiempo y tampoco podría hacerlo tan bien como la chica que me ayuda.
      En relación a las redes ¡totalmente guapa! Enganchan y si no pones freno puedes estar ahí todo el día.Y la dispersión resulta muy peligrosa en este tipo de proyectos.
      Miguel Ángel que razón tienes con los prejuicios, como a veces nos limitamos antes de probar las cosas. Lo bueno es ir rompiendo esos pensamientos que nos limitan 😉
      Muchas gracias a los dos!!

      Un abrazo grande!

Añadir comentario