zona de confort

Cómo salir de tu zona de confort y por qué hacerlo

Hace un par de semanas ha sido el aniversario del blog y he decidido empezar con una serie de artículos para resolver vuestras dudas y consultas. Una de las que me habéis enviado es:

“Me gustaría aprender a salir de mi zona de confort”

En este post aprenderás no solo a salir de tu zona de confort pero también sabrás por qué es tan importante para ti y para tu mente que lo hagas, cómo ayuda a estimular tu cerebro y a poner a prueba tus recursos internos.

¿Qué es la zona de confort?

La zona de confort es un estado mental en el que vivimos la misma rutina, haciendo las mismas cosas casi todos los días. No nos atrevemos a probar cosas nuevas por miedo o por la inseguridad que nos genera. Es un estado calentito y cómodo pero que también puede ser muy aburrido.

¿Qué ocurre cuando no sales de tu zona de confort?

No, no estás obligado a salir de tu zona de confort. Hay mucha gente que vive muy bien en su zona de confort y está muy a gusto.

Puedes seguir ahí muchos muchos años y siempre, si quieres. Pero me gustaría inspirarte a hacerlo porque ¿sabes qué ocurre cuando sales de tu zona de confort?

No te darás cuenta pero a lo largo de los años ésta se hará cada vez más pequeña. Es decir, de no acostumbrarte a salir de ella poco a poco está se irá reduciendo. Te acabarás acomodando, conformando y cada vez te resultará más difícil salir de tu propia rutina.

Tu zona de confort irá siendo cada vez más cómoda, principalmente si está relacionada con algunas creencias limitantes que te impiden salir de ella.

Puede que acabes viviendo el mismo día una y otra vez y, aunque estés aparentemente bien, te preguntes si esto es vivir.

Si te lo cuestionas quizás puedas percibir que estás viviendo en piloto automático y tus emociones están bastante planas.

No vives nuevas experiencias ni sientes emociones nuevas por el miedo, la incomodidad o la pereza.

Pero el tiempo pasa y al final lo lamentas.

Lo que ocurre también es que si la vida da un giro o hay un cambio en tus circunstancias, sientas que se te viene el mundo encima.

La vida es cambio. Pero tú no estás acostumbrado a los cambios y por lo tanto te costará utilizar tus recursos internos.

Además cuando intentes hacerlo tu mente será la primera en bocoitearte y autosabotearte.

A lo mejor te pasa todo esto a lo mejor no, depende de tu caso en particular. En mi caso sí que he sentido algunas de estas sensaciones cuando me encontraba en una zona de confort, que era más bien una zona de estabilidad que incluso no era muy cómoda interiormente, pero sí exteriormente.

Ahora la pregunta es ¿cómo salir de tu zona de confort, aunque tengas miedo y sin echarte atrás?

Pues puede haber tantas respuestas como personas. Pero hay un par de caminos que te pueden servir para salir de tu zona de confort que quizás te resulten útiles.

¿Cómo salir de la zona de confort?

-Haz un cambio radical

Para algunas personas esta es la forma más motivante y desafiadora de salir de su zona de confort. ¿Por qué?

Porque cuando haces un cambio radical rompes con tu identidad (la auto imagen que has estado repitiendo en tu cabeza), con tus creencias y con tu zona de confort de golpe.

Al romper con tu identidad creas nuevas creencias de forma casi inmediata, te pones a prueba y construyes una nueva auto imagen rápidamente.

-Hazlo paso a paso

Salir de la zona de confort paso a paso

1º Prueba cosas diferentes

Pueden ser cosas muy sencillas como:

-Probar un nuevo sabor que nunca hayas probado antes

-Elegir un camino diferente para ir al trabajo

-Cambiar de sitio en tu mesa o en tu cama

-Vestirte de forma distinta

-Hacer algo que normalmente no harías, de esas cosas que dices “esto no es para mí”

Todo ello ayuda a que tu cerebro empiece a generar nuevas conexiones neuronales lo que lleva a un cambio del patrón del pensamiento.

Tenemos entre 60 a 80.000 pensamientos diarios y la mayoría son repetitivos y negativos. Estamos repitiendo lo mismo día tras día.

Hacer cosas nuevas hará con que empieces a abrir tu forma de pensar y a romper con tu patrón de pensamiento habitual.

Ganarás nuevos pensamientos, nuevas perspectivas y nuevas conexiones y también nuevas reacciones químicas en tu cuerpo, nuevas emociones.

Estar en contacto con personas y actividades nuevas te traerá los mismos beneficios.

2º Enfréntate a tu miedo

Si hay algo que te da miedo y te está impidiendo dar el paso que deseas o de seguir tu sueño, hazlo.

Muchas veces el miedo es mucho mayor en nuestra mente que en la realidad. El miedo está en tu mente.Y cuando te enfrentas a él, aunque puede generar algo de inquietud o inseguridad, descubres que ese miedo no era para tanto.

Sueña en grande, hazlo en pequeño. Por ejemplo, si quieres cambiar de trabajo pero te da miedo un primer paso podría ser definir el nuevo trabajo que quieres y empezar a enviar tu currículum.

Si vas a empezar un proyecto pero te da miedo, investiga cómo puedes hacerlo con el menor riesgo posible. Haz un plan de negocio.

Si te da miedo lo que piensan los demás empieza por compartir lo que más te cuesta compartir con las personas más cercanas.

Es decir, empieza por un pequeño paso, enfréntate poco a poco a tu miedo. Esto te ayudará a mejorar tus recursos internos y a gestionar tu miedo en otras situaciones.

¿Cuál es el paso más pequeño que puedes dar en ese sentido?

3º Usa tu mente

como salir de la zona de confort

Hay varias formas de utilizar tu mente para ayudarte a salir de tu zona de confort.

Una de ellas es la visualización.

Visualizar que ya estás al otro lado de la zona de confort te ayudará a salir de ella y te motivará.

Para visualizar, lo ideal es que te dediques un ratito a ti mismo, en el que estés tranquilo y te sientas ilusionado.

Cierra los ojos, respira profundamente varias veces e imagínate haciendo el cambio que deseas.

Deja que tu mente sea la pantalla donde proyectas la imagen de tu nuevo cambio.

¡Y muy importante!:hazlo con sentimiento. Siéntete tan emocionada como si lo hubieras logrado.

La mente no distingue lo real de lo imaginario. Para la mente será real y cuanto más se lo enseñes (y empieces a realizar acciones en ese sentido), más creerá en ello.

Además todo esta información se almacena muy fácilmente en el subconsciente con la emoción.

4º Sé amable y normaliza

Salir de tu zona de confort y tener miedo es normal.

¿No lo haces perfecto? No te preocupes.

Arriesgarse y caerse es normal. Equivocarse es normal.

Que las cosas no salgan como te imaginas también puede pasar.

No tenemos el control de todo pero sí la influencia. Hazlo lo mejor que puedas, pero no dejes que tu autoestima dependa de tus resultados. Sé amable contigo mismo. Te estás desafiando y estás entrando en una nueva zona que no conoces, date tiempo y paciencia.

Además, talvez los resultados no sean exactamente como pensabas, pero puede que sean incluso mejores y te lleven por otros caminos que jamás habías imaginado.

Cosas mágicas pasan cuando sales de tu zona de confort. 

Hazlo lo mejor que puedas con los recursos que tienes ahora. No hace falta que sea perfecto. No hace falta que seas perfecto. Atravesarás una zona de dudas y miedos e inseguridades y es normal que te sientas incómodo, que pasen cosas que no esperabas y que sientas que no es fácil.

Perdónate si te equivocas y sigue para adelante. No te avergüences de tus errores. Vivimos aprendiendo.

Tu zona mágica te espera.

Por qué salir de tu zona de confort

Por qué no solo estimulará tu mente y cerebro, aprenderás a lidiar con el miedo y con el cambio y llegarás a tu zona Mágica. ¡Te sentirás vivo!

Esa zona en la que puedes vivir experiencias increíbles, hacer cosas nuevas que jamás has pensando que serías capaz de hacer. Es la zona donde te sientes vivo, motivado y desafiado.

Es la zona donde encuentras tu poder interior y verdaderamente te conoces a ti mismo. Es la zona que te permite vivir la vida que sueñas y emocionarte por ello.

Al ser humanozona  le encantan los pequeños desafíos para ser feliz, esos pequeños retos que le hacen crecer y sentirse realizado.

Y no te lo digo por decir, yo misma me siento increíble fuera de mi zona de confort. A pesar de que si siento incomodidad, estoy encantada de llegar a mi zona Mágica, donde estoy conociendo a personas y haciendo cosas que años atrás jamás me podía imaginar. Y lo estoy disfrutando mucho.

¿Y tú? ¿Te vienes a la zona mágica?

Lo único que necesitas es tomar una decisión. ¿Qué eliges?

5/5 (1)

¿Te he ayudado?

Cambia tu estado emocional y descubre el secreto para seguir tu sueño

¡Descárgate la guía La Búsqueda del Tesoro! ♥

Comentarios

  1. ROMELIA

    BUENAS NOCHES.
    REFLECCIONANDO EL ARTÍCULO CONCLUYO QUE EFECTIVAMENTE SON LOS
    MIEDOS LOS QUE NOS MANTIENEN EN RUTINAS QUE NOS DAÑAN NUESTRA
    AUTOESTIMA Y NUESTRAS RELACIONES. HAY QUE DEJAR DE AUTOSABOTEARNOS
    Y SALIR DE NUESTRA ZONA DE CONFORT,TRATARÉ DE IR IMPLEMENTANDO CAMBIOS
    PARA SALIR DE ESTE ESTANCAMIENTO.

    1. Pamela

      Hola Romelia!:)

      Así es, el miedo no solo no nos deja avanzar como también hace que cada vez menos salgamos de nuestra zona de confort y nuestra autoestima, por supuesto, se ve afectada con toda esta situación.
      ¡Eso es!Hay que plantearse cambios para salir de ahí. ¡Me alegro que los hagas y te mando mucha fuerza y ánimo para hacerlos! 😉
      ¡Un fuerte abrazo!

      Pamela

Añadir comentario